martes, 17 de mayo de 2011

Me duele tanto...

Hoy me he dedicado el día para mí. Para sentirme bien conmigo misma, para comprar dos pares de fantásticos zapatos que me alzan sobre el suelo... y todo porque llevaba días con dolor.

Se trata de ese dolor que nace desde el fondo del alma, como un puñal que se clava desde dentro. Ese dolor que pocas veces sentimos, pero que tantas veces recordamos. No existe para ese dolor pastilla alguna, no existe nada que haga que tu mente pare de pensar por un instante. Y todo, todo cuanto pienses, te hará más daño.

Por eso en cuanto aparece ese puñal sangrando que se clava en mi alma, que me hiere, que me duele...cuando aparece, tan solo lo miro cara a cara y fríamente le hago recogerse, hasta la próxima vez. Intento que cada día aparezca menos, controlarlo de algún modo. Sé cuando aparece, sé como...pero nunca sé si se irá. Odio los momentos de soledad absolutos, por hace gala de su presencia. Aparece y me duele.

Ojalá pudiera ir a la farmacia y pedir una pastilla que me anule la consciencia. Pero otra opción que tengo es hacer frente a ese dolor. Otra opción es hacer lo que hago: luchar contra él. Me resisto a que domine mi vida, me resisto a sufrir para siempre.

Y a pesar de ello, termino el día habiendo estudiado, habiendo disfrutado del día, y habiendo hecho lo que más me gusta: vivir.

4 comentarios:

Piluca dijo...

Se irá, de eso estoy segura.
Un beso enorme!

PAU dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
PAU dijo...

Hola, como me ha gustado ver tu blog y que lo hayas retomado.
Viene biene entre tanta moda y tanta locura, un poco de reflexion.
Me encanta este post y me ha parecido muy interesante el de los zapatos porque como a casi todas las blogger los zapatos son una de mis pasiones, otra de ellas, mi chico.
Voy a poenrt en mi blog roll así que no falles y ¡ a escribir!
Animo.
Kind Regards.
No dejes el blog please. te sigo
Pau.

Estefanía Personal Shopper dijo...

hola preciosa, ya estoy por aquí.
un beso enormeeeeeeeeeeeeeee